No Confundas

En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.

1 Corintios 2:11 – CST

Cuando me veas llorar,

no confundas.

Porque mis lagrimas denotan

Algo que va más de lo que se pueda ver.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Cuando me veas reír,

No confundas.

Porque mi risa va más allá

De lo que puedas ver o de lo que yo pueda expresar.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Tanto si me ves llorar o si me ves reír,

No confundas.

Muchas bendiciones!

Vara

Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.

Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres.

El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.

¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.

Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.

El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come,

porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios.

De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

Romanos 14:1-13 – RVR1960

Vara corta, vara larga.

Usas La vara corta para juzgar a los demás o sea mirando lo que los demás hacen con lupa. Esperando al menor fallo para empezar a hablar y juzgar. Pero cuando se trata de ti ó los tuyo te haces de la vista larga y lo justificas todo. Porque por supuesto se trata de ti ó de uno de los tuyos.

Hasta se te olvida cuando accionaste mal contra una persona en particular. Y te quieres sentar en el trono de Dios creyendo que eres Dios sin darte cuenta que posiblemente vas a necesitar algún día de la misericordia de Dios.

Muchas Bendiciones!

Creados

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Efesios 2:10 – RVR1960

Muchas Bendiciones!

Al Amparo Del Altísimo!

perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;

perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.

2 Corintios 4:7-12 – RVR1960

Se puede decir que una vez que una persona rinde su vida a Dios también tal persona debe morir a su propio yo. Todos nosotros en una forma u otra tenemos que en algún momento experimentar tal muerte.

Y esto no es tan fácil de hacer así como se lee, se escribe o se dice. Morir muchas veces significará morir a tus propios deseos y a tus propios planes para dejar paso a los planes que Dios tiene para ti. Estos planes o designios fueron pensados desde el principio, aun antes que la humanidad fuera formada. Pero hay una esperanza y es que aquel que te ordena morir es el mismo que promete glorificarse en ti, en tu familia, tus allegados y muchas veces la humanidad completa.

Todo puede llegar a ser negociable excepto lo que Jehovah ha comisionado para que cada hombre/ mujer lleve a cabo en su reino.

Con estas palabras quiero instar a cada persona que pueda estar leyendo este mensaje a que medite. ¿Con que dones, estudios, profesión, habilidades te ha dotado Dios?

Creo que todos nacemos con ciertas habilidades en las cuales podemos ser útiles. Te insto a que pienses que puedes hacer y en que area puedes influenciar. Ciertamente Dios está reclutando a hombre y a mujeres para trabajar en su reino. Uno de los requisitos mas importante será morir a el yo.

Muchas bendiciones!

Confia En Jehova

Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en todos los problemas.

Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar;

aunque sus aguas bramen y se agiten, y los montes tiemblen ante su furia.

Los afluentes del río alegran la ciudad de Dios, el santuario donde habita el Altísimo.

Dios está en medio de la ciudad; por eso, la ciudad no será conmovida; ya en la mañana Dios le brinda su ayuda.

Braman las naciones, se tambalean los reinos,

pero Dios habla y la tierra se derrite. ¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!

Salmos 46:1-7 – RVC

Descanso

Yo, Pedro, apóstol de Jesucristo, saludo a los que se hallan expatriados y dispersos en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, y que fueron elegidos,

según el propósito de Dios Padre y mediante la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser limpiados con su sangre. Que la gracia y la paz les sean multiplicadas.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurreción de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva,

para que recibamos una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera. Esta herencia les está reservada en los cielos a

ustedes, que por medio de la fe son protegidos por el poder de Dios, para que alcancen la salvación, lista ya para manifestarse cuando llegue el momento final.

Esto les causa gran regocijo, aun cuando les sea necesario soportar por algún tiempo diversas pruebas y aflicciones; pero cuando la fe de ustedes sea puesta a prueba, como el oro, habrá de manifestarse en alabanza, gloria y honra el día que Jesucristo se revele. El oro es perecedero y, sin embargo, se prueba en el fuego; ¡y la fe de ustedes es mucho más preciosa que el oro!

Ustedes aman a Jesucristo sin haberlo visto, y creen en él aunque ahora no lo ven, y se alegran con gozo inefable y glorioso,

porque están alcanzando la meta de su fe, que es la salvación.

Los profetas que hablaron de la gracia destinada a ustedes, estudiaron e investigaron con detalle todo acerca de esta salvación.

Ellos querían determinar a quién y a qué momento se refería el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, cuando anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo y las glorias que les seguirían.

Dios les hizo saber que su tarea no era para ellos mismos, sino para nosotros, y que sólo administraban lo que a ustedes ahora les anuncian aquellos que les han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo. Éstas son cosas que aun los ángeles quisieran contemplar.

1 Pedro 1:1-12 – RVC

Descanso en Dios sabiendo que él tiene el control de mi vida. Es imperativo saber que para que Dios se manifieste en tu vida hay que cederle el timón de tu embarcación y pasarle esa autoridad a aquel que es el que tiene el futuro en sus manos. Y el que tiene el futuro de cada vida en sus manos se llama Jehovah el todopoderoso.

Muchas bendiciones!

Creo en Dios

Creo en Jehovah, también creeré en sus bendiciones para conmigo, los míos y los que me rodean.

Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,

habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.

Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.

Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia,

manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos,

de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.

1 Timoteo 1:12-20 RVR1960

Muchas bendiciones!

La Solución

ORAR

Si alguno de ustedes está afligido, que ore.

Si alguno está contento, que cante alabanzas. Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor lo unjan con aceite.

Y cuando oren con fe, el enfermo sanará, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para ser sanados. La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.

El profeta Elías era un hombre como nosotros, y cuando oró con fervor pidiendo que no lloviera, dejó de llover sobre la tierra durante tres años y medio.

Después, cuando oró otra vez, volvió a llover, y la tierra dio su cosecha.

Santiago 5:13-18 – DHH

Los Amaré De Pura Gracia

Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído.

Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios.

No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia.

Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos.

Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano.

Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano.

Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano.

Efraín dirá: ¿Qué más tendré ya con los ídolos? Yo lo oiré, y miraré; yo seré a él como la haya verde; de mí será hallado tu fruto.

¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos.

Oseas 14:1-9 – RVR1960

Leyendo esta mañana la biblia me encuentré con este pasaje. En él Jehova está hablando al pueblo de Israel pero de igual manera yo diría que puede ser aplicado a todo el mundo.

Simplemente nos habla del amor inmenso que nuestro creador tiene hacia la humanidad y de la necesidad que debemos tener de volvernos a él.

Muchas bendiciones!