Solo Uno

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Deuteronomio 6:5-9 – RVR1960

Creo que lo que Dios demanda es realmente lo que da sentido a nuestras vidas. Honrar a Dios es lo que nos da la verdadera felicidad y la verdadera victoria.

Muchas bendiciones!

Por El Señor

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano.

Salmo 37: 23-24 RVR1960

Creo que el señor no dice ups me equivoqué. Cuando llegas a algún sitio en particular es porque él lo ha permitido. Y si él lo permite entonces ha sido su voluntad.

En la cita anterior del salmo 37 no dice que el lleva tus pasos sino que los ordena. Algunas veces nos encontramos planeando ir a algún sitio en particular pensando que es ahí en donde Dios nos quiere pero debido a que es el señor quien ordena nuestro camino, esa es la razón que nos encontramos en el sitio que estamos.

Solo debemos confiar en Dios porque el sabe todas las cosas. Lo que nosotros no vemos él las ve.

Muchas bendiciones!

Estás Contratado.

Él fue quien les dio a unos la capacidad de ser apóstoles; a otros, la de ser profetas; a otros, la de ser evangelistas; y a otros, la de ser pastores y maestros.

Hizo esto para que todos los que formamos la iglesia, que es su cuerpo, estemos capacitados para servir y dar instrucción a los creyentes.

Así seremos un grupo muy unido y llegaremos a tener todo lo que nos falta; seremos perfectos, como lo es Cristo, por conocer al Hijo de Dios y por confiar en él.

Efesios 4:11-13 -TLA

Recientemente estuve viajando a un congreso que se estaba celebrando en una Iglesia en una cuidad lejos de donde resido.

Mi esposo y yo siempre viajamos juntos pero en esta ocasión no pudo ser posible.

Se estaba capacitado a líderes comisionados a servir en diferentes ministerios y aunque mi trabajo no iba a ser allí de todos modos salí con una idea clara de lo que Dios estaba haciendo en ese momento.

Yo no le llamo tiempo perdido si el campo de trabajo que Dios tiene en mi vida no es el que yo en algún momento pensé que sería sino todo lo contrario.

De seguro Dios le da a cada uno según sus capacidades así como el apóstol Pablo indicó en esta carta a los Efesios.

Yo creo que aún en la vida secular Dios interviene en cada persona llevándolos al trabajo o a el sitio indicado en donde se pueda desarrollar.

Oí varios consejos acerca de si debía o no asistir a esa conversación. Pero no fue eso lo que logró convencerme. Debo decir que simplemente quise saber por mi misma si esa era la voluntad de Dios.

Mi intención fue correcta y una iniciativa sana también. Tanto mi mente y mi conciencia esta en paz. No deseo el trabajo de otros ni siquiera estoy orando por lo que Dios le haya dado a otros. Porque Dios reparte según el quiere.

¿Estás buscando trabajo? ¿Quieres que te contraten? Pues entonces estás contratado. Dios está buscando obreros para su mies.

Muchas bendiciones!

Obedecer Mejor Que Los Sacrificios.

y Dios le dijo: «No le hagas daño al niño. Estoy convencido de que me obedeces,

Génesis 22:12 -TLA

Esta cita es parte de una historia que se relata en el libro de Génesis.

Dios quería probar a Abraham en cuanto a su obediencia hacia el y le pidió que sacrificara a su hijo, el cual Dios le había prometido. Al Dios comprobar que Abraham estaba dispuesto a obedecerle ese esfuerzo le agradó. y Abraham no tuvo que sacrificar a su hijo.

Cuantas veces nos encontramos en ese dilema mayormente porque no sabemos con exactitud cuál es la voluntad perfecta de Dios hacia nuestras vidas. Y algunas veces nos podemos encontrar sacrificando cosas creyendo agradar a Dios.

Pero Dios prueba nuestro corazón porque él lo sabe todo y más allá de lo que se pueda ver o percibir el conoce la intención de nuestro caminar.

Es ahí precisamente cuando el endereza nuestro camino, porque el sabe perfectamente todo. Nos convertimos a Dios y deseamos servir en su reino y el lo comprende.

Todos somos llamados y cada uno según es su voluntad. No debemos tener envidia ni rencores porque Dios sabe todas las cosas el lo conoce todo y nada se esconde ante su presencia. La vida es muy corta y debemos aprovecharla al máximo. Eso si pidiéndole al señor que nos guíe.

Muchas bendiciones!

No Confundas

En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios.

1 Corintios 2:11 – CST

Cuando me veas llorar,

no confundas.

Porque mis lagrimas denotan

Algo que va más de lo que se pueda ver.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Cuando me veas reír,

No confundas.

Porque mi risa va más allá

De lo que puedas ver o de lo que yo pueda expresar.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Tanto si me ves llorar o si me ves reír,

No confundas.

Muchas bendiciones!

Vara

Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.

Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres.

El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.

¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.

Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.

El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come,

porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios.

De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

Romanos 14:1-13 – RVR1960

Vara corta, vara larga.

Usas La vara corta para juzgar a los demás o sea mirando lo que los demás hacen con lupa. Esperando al menor fallo para empezar a hablar y juzgar. Pero cuando se trata de ti ó los tuyo te haces de la vista larga y lo justificas todo. Porque por supuesto se trata de ti ó de uno de los tuyos.

Hasta se te olvida cuando accionaste mal contra una persona en particular. Y te quieres sentar en el trono de Dios creyendo que eres Dios sin darte cuenta que posiblemente vas a necesitar algún día de la misericordia de Dios.

Muchas Bendiciones!

Creados

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Efesios 2:10 – RVR1960

Muchas Bendiciones!

Al Amparo Del Altísimo!

perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;

perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.

2 Corintios 4:7-12 – RVR1960

Se puede decir que una vez que una persona rinde su vida a Dios también tal persona debe morir a su propio yo. Todos nosotros en una forma u otra tenemos que en algún momento experimentar tal muerte.

Y esto no es tan fácil de hacer así como se lee, se escribe o se dice. Morir muchas veces significará morir a tus propios deseos y a tus propios planes para dejar paso a los planes que Dios tiene para ti. Estos planes o designios fueron pensados desde el principio, aun antes que la humanidad fuera formada. Pero hay una esperanza y es que aquel que te ordena morir es el mismo que promete glorificarse en ti, en tu familia, tus allegados y muchas veces la humanidad completa.

Todo puede llegar a ser negociable excepto lo que Jehovah ha comisionado para que cada hombre/ mujer lleve a cabo en su reino.

Con estas palabras quiero instar a cada persona que pueda estar leyendo este mensaje a que medite. ¿Con que dones, estudios, profesión, habilidades te ha dotado Dios?

Creo que todos nacemos con ciertas habilidades en las cuales podemos ser útiles. Te insto a que pienses que puedes hacer y en que area puedes influenciar. Ciertamente Dios está reclutando a hombre y a mujeres para trabajar en su reino. Uno de los requisitos mas importante será morir a el yo.

Muchas bendiciones!

Confia En Jehova

Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en todos los problemas.

Por eso no tenemos ningún temor. Aunque la tierra se estremezca, y los montes se hundan en el fondo del mar;

aunque sus aguas bramen y se agiten, y los montes tiemblen ante su furia.

Los afluentes del río alegran la ciudad de Dios, el santuario donde habita el Altísimo.

Dios está en medio de la ciudad; por eso, la ciudad no será conmovida; ya en la mañana Dios le brinda su ayuda.

Braman las naciones, se tambalean los reinos,

pero Dios habla y la tierra se derrite. ¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!

Salmos 46:1-7 – RVC